Tiempo de pantalla

¿Los videojuegos exacerban el TDAH?

Los teléfonos inteligentes, los videojuegos y las aplicaciones móviles están todos entretejidos en nuestra vida cotidiana. Son ineludibles, pero también potencialmente peligrosos, especialmente para niños y adolescentes con TDAH. Aprende a lograr un equilibrio digital saludable en el hogar.

Las pantallas son parte de la vida de nuestros niños, y siempre lo serán. Y esto no es necesariamente algo malo. La tecnología ofrece muchos beneficios, pero el hecho es que, cuando se deja sin supervisión e ilimitada, también puede obstaculizar la práctica del ejercicio, las relaciones personales y las habilidades sociales, los buenos hábitos alimenticios, los hábitos de estudio efectivos, el autocuidado y más.

Además, los niños con TDAH corren un mayor riesgo de ser sobreestimulados por medios y juegos violentos. Su tendencia a hiperenfocarse puede hacer que la adicción a los videojuegos sea una amenaza real.

Un estudio en la Universidad Estatal de Iowa identificó un vínculo entre la adicción a los videojuegos y el trastorno por déficit de atención. El estudio informa que el 8 por ciento de los niños estadounidenses entre las edades de 8 y 18 años que juegan videojuegos entran en la categoría de jugadores “patológicos”. En esta categoría hay una mayoría de niños varones y el doble de niños diagnosticados con TDAH que en la población en general. 

Se podría interpretar este hallazgo como un tipo predecible de comorbilidad, dado que muchas adicciones son comórbidas con otros problemas y que la ‘adicción a Internet’ se ha encontrado previamente correlacionada con problemas de atención .

¿Cómo controlar el tiempo de pantalla?

Se recomienda que los niños de 6 años en adelante no consuman más de 2 horas de tiempo de pantalla cada día. A medida que tu hijo crezca y gane independencia, este límite puede parecer imposible. Pero muchas familias pueden establecer y vivir dentro de límites saludables de “tiempo de pantalla”. El objetivo es tener reglas “tecnológicas” consistentes, pero también flexibles e individualizados para las necesidades de cada niño/a.

Aquí hay unas estrategias que puedes usar para ayudar a tu familia a lograr un equilibrio razonable entre la necesidad de limitar el tiempo de pantalla y las necesidades de cada miembro de la familia:

Participa: Es importante tener una comprensión general de las plataformas en línea que usan sus hijos, sea plataformas sociales como video juegos. Muestra interés por la vida online de tu hijo, hacerle preguntas con una mente abierta y actitud positiva. Si entiendes como y con quien se relaciona tu hijo online y porque le atrae ciertos video juegos es más probable que puedas acordar reglas que sean aceptados por todos. Este es el punto más importante y quizás donde más fallamos como padres. 

Ganar el derecho a pantalla: los teléfonos móviles, los ordenadores y las consolas deben ser privilegios obtenidos solo después de que tu hijo realice el trabajo acordado (tareas domésticas y deberes escolares). Hacerlos disponibles todo el tiempo garantiza demasiado tiempo de pantalla .

Tiempo de pantalla separado de los deberes: cuando tu hijo está haciendo los deberes del colegio, no debería involucrarse con otras cosas, como responder a un mensaje de texto o intentar jugar un videojuego. Los deberes es lo primero, luego la diversión en el tiempo de la pantalla: ese es el trato. 

Usa las aplicaciones de bloqueo: si tu hijo necesita usar un ordenador para hacer los deberes, bloquea los sitios web a la hora de hacer los deberes (por ejemplo de 6 a 8 todos los días) o desconecta el ordenador de internet.

Eliminar la tecnología como castigo: muchos padres evitan esta consecuencia porque también los castiga y por lo difícil que es mantenerse firme con el castigo. En lugar de quitarle el teléfono de tu hijo durante una semana, quítaselo por unas horas o un día. Permite que los niños recuperen el privilegio con bastante rapidez.

Sin pantallas en la cama: el uso de la tecnología antes de acostarse afecta el sueño, lo que afecta las funciones ejecutivas y el rendimiento escolar. Los psicólogos recomienda que no haya tiempo de pantalla durante al menos una hora antes de ir a dormir; usa un temporizador con una advertencia 10 minutos antes de acabar el tiempo de pantalla, para que los niños tengan el tiempo de acabar lo que están haciendo antes de apagar el ordenador o móvil. A la hora de acostarse, lleva el teléfono de tu hijo fuera de su habitación. No permites televisores y ordenadores encendidos en las habitaciones.

Recompensa la actividad física con el tiempo de pantalla: Ofrezca a los niños un menú de actividades al aire libre. Por cada 30 minutos que participan en el juego activo, ganan la misma cantidad de tiempo de pantalla.  Refuerza el mensaje de que pasar demasiado tiempo haciendo cualquier cosa no es bueno para el cerebro, sin importar cuál sea esa cosa. Colóquelo como si les diera a los niños otras formas de estirar y ejercitar sus cerebros y cuerpos.

Modelo de comportamiento saludable: Las investigaciones muestran que, cuando los padres usan sus dispositivos con demasiada frecuencia, los niños harán lo mismo. Así que deja su teléfono boca abajo durante la cena, por ejemplo, y haz tu mejor esfuerzo para limitar el uso cuando tus hijos estén cerca.

Desconectar: Desconecta como familia por un día entero de vez en cuando. Usa el tiempo libre de pantalla para jugar afuera, pintar un mural o completar un divertido proyecto familiar.

Vigilarlo: si observas que los juegos estimulan demasiado a tu hijo/a, especialmente por la noche, debes alejarlo de esos juegos. Sin intervención, crece el riesgo de la adicción a los videojuegos y/o Internet.

Cuando se administra tecnología con niños, especialmente aquellos con TDAH, es importante la comunicación clara para ayudarles a entender las reglas:

Establecer límites de tiempo de pantalla claros,  e.g. es `permitido juegar videojuegos (o mirar televisión o you tube) de 8:00 a 9:00 lunes a viernes y 3 horas los fines de semana. 

Marca la transición. Usa un temporizador para marcar cuando se está acabando el tiempo. Es importante darle muchas advertencias sobre cuándo tenga que desconectarse para que tenga tiempo de acabar lo que está haciendo. 

Bríndales ánimo cuando desconecten y reconoce que cambiar la atención y las tareas es una verdadera habilidad aprendida. 

Esto se relaciona con la búsqueda de un equilibrio entre las reglas y las necesidades individuales de cada niño.

El lado positivo

Muchos de nosotros nos preocupamos de que la pantalla sea una distracción para nuestros hijos. La crítica del efecto del tiempo de pantalla en los niños está en todas partes, pero poca investigación se centra en la influencia positiva de la tecnología en la vida de los niños con TDAH.

La tecnología digital con moderación mejora las capacidades cognitivas en niños en edad escolar. La tecnología digital en realidad puede hacer que tus hijos sean más inteligentes, si se usa con prudencia y se usa con moderación. Hay muchos buenos estudios para apoyar esto.

La tecnología es un activo para los estudiantes de secundaria, en particular. A esa edad, detienen el juego imaginativo: guardan los juguetes porque ya no es bien visto jugar con LEGO (aunque todavía lo desean). Muchos videojuegos y aplicaciones les permite seguir construyendo y siendo creativos e imaginativos. Ciertamente hay lugares saludables para jugar en línea.

Si a tu hijo con TDAH le encanta su tablets, entonces, ¿por qué no usarla para ayudar a tu hijo a alcanzar los objetivos más importantes para su éxito en la escuela: organizarse, recordar tareas y entregar tareas?

En las escuelas que permiten iPad u otras tabletas, los niños y adolescentes pueden usarlas con éxito para:

  • Hacer una foto de las notas en la pizarra
  • Hacer una foto de los deberes escritas en el pizarra
  • Hacer una foto de las hojas de trabajo que son importantes y guárdelas en una carpeta en el iPad
  • Establecer alarmas para restablecer su atención y recordatorios para tomar su medicamento o entregar un permiso.

Una dieta de juego saludable

Equilibra los videojuegos con otros tipos de juego . En lugar de ver el tiempo de juego del videojuego como negativo, considéralo parte de una “dieta de juego” saludable.

Si tu hijo pasa una gran parte de su tiempo haciendo ejercicio al aire libre, socializando con amigos y completando los deberes, entonces pasar algo de tiempo jugando videojuegos no es algo malo. Los videojuegos pueden brindar a los niños cosas de las que hablar con sus amigos, agudizar sus habilidades digitales y mejorar algunas habilidades de pensamiento crítico, siempre que no se excedan.

La sabiduría convencional llama a los videojuegos una distracción que obstaculiza el aprendizaje. Pero para preadolescentes y adolescentes con déficit de atención, en realidad puede ofrecer una manera de mejorar la función ejecutiva.

Aunque muchos padres argumentan que los videojuegos son una distracción y un obstáculo para el aprendizaje, la investigación sugiere lo contrario. Lo que hace que un juego sea atractivo es su capacidad de proporcionar un entorno de aprendizaje coherente para los jugadores. No solo son algunos videojuegos una experiencia de aprendizaje, sino que también facilitan la metacognición (resolución de problemas). En otras palabras, los buenos juegos enseñan a los jugadores buenos hábitos de aprendizaje.

Hay videojuegos que ofrecen a tu hijo o hija la oportunidad de divertirse y pulir sus habilidades ejecutivas al mismo tiempo. Aquí hay cuatro que son populares, entretenidos, mentalmente gratificantes y geniales: Portal y Portal 2, Starcraft y Starcraft II, la franquicia de Zelda y Guitar Hero.

Podemos recomendar juegos como Bad Piggies, Roblox y Minecraft para ayudar a los niños con TDAH a mejorar el enfoque, la concentración y las habilidades de planificación. Si te preocupa el contenido de los juegos mira a tu hijo/a jugar durante unos minutos y verás que planifica, organiza y resuelve problemas mientras participa en un videojuego, habilidades que a todos nos gustaría que desarrollaran nuestros niños con TDAH. 

Esas habilidades de juego pueden transferirse a las tareas diarias, ayudando a tu hijo a identificar las habilidades de pensamiento y resolución de problemas necesarias para jugar, y hablando de cómo las habilidades que usa en el juego pueden usarse en el mundo real.

A medida que aumenta la conciencia sobre el TDAH y se avanza en la investigación de los efectos del tiempo frente a la pantalla en los niños, es posible que los expertos encuentren vínculos más definitivos. Mientras tanto, es esencial tener precaución cuando se trata de pantallas y niños. Tal vez no es tan malo como algunos piensan, pero nada es bueno en exceso. Puede que te sorprenda de lo poco que sus hijos realmente extrañan las pantallas si les ayudas a completar su tiempo con actividades más interesantes que reflejan sus pasiones.

Reconocer un padre o madre TDAH

“¡Mi hijo está desorganizado!” o “Su mochila es un desastre”.

“Mi hijo no puede quedarse quieto en el aula o haciendo los deberes”

“Nuestra vida se siente caótica y estoy exhausto todo el tiempo”

“¿Mañanas? ¡Estoy tan cansado de los gritos por las mañanas!

“Me preocupa que mi hijo realmente sea adicto a los videojuegos”.

 Si te reconoces en estas situaciones quizás nuestro taller de coaching parar padres TDAH es lo que necesitas.

¿Cómo funciona el taller “Coaching para padres”?

La modalidad del curso es a distancia con sesiones semanales. El curso es sobre todo práctico, la base son los ejercicios y las estrategias enseñadas. Sabemos que la forma de lograr un cambio estable y duradero en el tiempo es a través de la práctica y la sabiduría.

El curso incluye:

  • Una sesión semanal (durante 10 semanas) 
  • Consejos, juegos, estrategias y ejercicios prácticos cada semana.
  • Una sesión individual con un coach

Formulario de contacto

Si vives fuera de España, por favor añadir el código del país
¿Quieres saber más? Contáctanos: 
Móvil: +34646852757