TDAH, actividad física y endocannabinoides

¿Sabías que el ejercicio que requiere un esfuerzo moderado pero prolongado, puede producir un efecto parecido a un subidón de marihuana? ¿Qué relación hay entre TDAH, actividad física y endocannabinoides?   

La evidencia respalda los efectos beneficiosos que tiene la actividad física sobre el rendimiento cognitivo y el procesamiento cerebral.  En este texto, exploramos cómo tiene que ser la actividad física para que dé un “subidón anímico y cognitivo”,  y -una de las hipótesis neuroquímicas-del porqué sucede esto.

Con este artículo queremos

  • Mostrar qué tipos de ejercicios suelen aumentar los estados de bienestar
  • Conocer una interesante hipótesis del porqué el ejercicio aumenta el estado de ánimo
  • Mostrar por encima la relación entre los endocanabinoides y el déficit de atención

El “subidón” del corredor

El “subidón” del corredor a menudo se presenta como un atractivo para los deportistas renuentes.  En 1855, el filósofo escocés Alexander Bain describió el placer de caminar o correr rápido como “una especie de intoxicación” que produce una euforia similar al  vino. 

El corredor y triatleta Scott Dunlap resume su carrera de esta manera: “Dos Red Bulls y vodka, más un boleto de lotería ganador de 50 dólares”. Otros lo comparan con una experiencia espiritual. 

En el escrito “El subidón del correrdor”, Dan Sturn describe lágrimas cayendo por su rostro durante la milla siete de su carrera matutina. “Volé cada vez más cerca del lugar que todos los místicos y chamanes intentan describir. Cada momento se volvió precioso. Me sentí simultáneamente solo y completamente conectado”.

Pero este efecto secundario no es exclusivo de correr. La dicha se puede encontrar en cualquier actividad física sostenida, ya sea senderismo, natación, ciclismo, baile o yoga. Sin embargo, el subidón emerge solo después de un esfuerzo significativo. Parece ser la forma en que el cerebro te recompensa por trabajar duro.

¿Por qué existe tal recompensa?

La última teoría sobre el subidón del corredor hace una afirmación audaz: nuestra capacidad de experimentarla está vinculada a la vida de nuestros primeros antepasados como cazadores, carroñeros y recolectores . 

Investigadores como el biólogo Dennis Bramble y el paleoantropólogo Daniel Lieberman han planteado la hipótesis de que el estado neuroquímico que hace que correr sea gratificante puede haber servido originalmente como una recompensa para mantener a los primeros humanos cazando y reuniéndose.

David Raichlen , antropólogo de la Universidad del Sur de California, estaba familiarizado con la idea de que la selección natural favorecía los rasgos que permitían a los humanos correr. 

Su propio trabajo en la escuela de posgrado ayudó a establecer la teoría (incluido el título del artículo académico de 2005 “¿Por qué el los  glúteos humanos son tan grandes?”) 

Sin embargo, una musculatura y un esqueleto que hace que correr sea más fácil,  no es suficiente para crear un atleta. ¿Qué haría a los primeros humanos dispuestos a hacer tanto esfuerzo? Los humanos parecen predispuestos a conservar energía. Es un riesgo calórico viajar todo el día, agotando las reservas de energía con la esperanza de atrapar algo para comer.

El rol de los endocannabinoides

Raichlen, un corredor recreativo, pensó que quizás los primeros humanos se auto drogaron cuando corrieron. Los estudios muestran que el ejercicio de alta intensidad causa un subidón de endorfinas.

Pero Raichlen tenía en mente a otro candidato, una clase de químicos cerebrales llamados endocannabinoides. Estos son los mismos químicos imitados por el cannabis o la marihuana. 

Los endocannabinoides alivian el dolor y aumentan el estado de ánimo, lo que se ajusta a los requisitos de Raichlen para recompensar el trabajo físico. 

Y muchos de los efectos del cannabis son consistentes con las descripciones de los beneficios psicológicos  inducidos por el ejercicio, incluida la desaparición de las preocupaciones o el estrés, la reducción del dolor, la disminución del tiempo y la intensificación de los sentidos.

Investigaciones anteriores sugieren que el ejercicio podría desencadenar la liberación de estos químicos, pero nadie lo había documentado. 

Entonces, Raichlen sometió a los corredores regulares a entrenamientos en cintas de correr de diferentes intensidades. Antes y después de cada carrera, extraía sangre para medir los niveles de endocannabinoides. 

Caminar lentamente durante 30 minutos no tuvo ningún efecto, ni correr al máximo esfuerzo tampoco. 

Trotar, sin embargo, triplicó los niveles de endocannabinoides de los corredores, y la elevación de los endocannabinoides se correlacionó con el alto bienestar de los corredores.

Recompensa por hacer ejercicio

La corazonada de Raichlen al parecer era correcta, pero ¿Por qué correr aumenta los endocannabinoides, pero caminar lentamente y correr a un ritmo agotador no? Raichlen especula que nuestros cerebros nos recompensan por hacer ejercicio a intensidades similares a las utilizadas para cazar y buscar comida hace dos millones de años.

Si eso es cierto, entonces la selección natural debería haber recompensado a otros animales que cazan o hurgan de manera similar. Los caninos, por ejemplo, evolucionaron para perseguir presas a grandes distancias. 

Raichlen también colocó perros en la cinta de correr para ver  si ”se auto drogaban con endocanabinoides”. Como grupo de comparación, Raichlen usó hurones. Los hurones salvajes son nocturnos, cazan mamíferos dormidos, pero también sapos, huevos de pájaros y otras fuentes poco probables o incapaces de llevarlos a una persecución agotadora.

La selección natural no tenía ninguna razón para recompensar a los hurones por su resistencia física, y aparentemente no lo hizo. Después de 30 minutos de trotar, los perros mostraron niveles sanguíneos aumentados de endocannabinoides. Los hurones, a pesar de trotar en la cinta a una velocidad impresionante de 1.9 millas por hora, no lo hicieron.

¿Qué significa todo esto para el deportista recreativo de hoy?

Por un lado, sugiere que la clave para desbloquear el subidón del corredor no es tanto la acción física de correr,  sino su intensidad moderada y continua. 

Los científicos han documentado un aumento similar en los endocannabinoides del ciclismo, caminar en una cinta en pendiente y caminar al aire libre. Si quieres el subidón, solo tienes que dedicar tiempo y esfuerzo:  solo tiene que hacer algo que sea moderadamente difícil para usted y mantenerlo durante un tiempo.

La selección natural nos ha dotado de una forma de perseguir nuestros objetivos y seguir adelante incluso cuando es difícil. Para muchos, la experiencia de perseverar es parte de lo que da sentido al movimiento y lo que hace que la experiencia sea gratificante. 

Don’t worry, be happy

Este es el efecto secundario menos anunciado pero quizás más duradero de persistir en una actividad física moderada: puedes experimentarte como alguien que profundiza y sigue adelante aún cuando las cosas se ponen difíciles. Los neurocientíficos describen los endocannabinoides como el químico “no te preocupes, sé feliz”. 

Las áreas del cerebro que regulan la respuesta al estrés, incluida la amígdala y la corteza prefrontal, son ricas en receptores para endocannabinoides. 

Cuando las moléculas endocannabinoides se bloquean en estos receptores, reducen la ansiedad e inducen un estado de satisfacción. Los endocannabinoides también aumentan la dopamina en el sistema de recompensa del cerebro, lo que alimenta aún más los sentimientos de optimismo.

Como resultado, la química del subidón de un corredor también nos prepara para conectarnos. 

Efectos del sistema endocannabinoide en el cerebro

En una revisión de 2017 sobre cómo funciona el sistema endocannabinoide en el cerebro, los científicos identificaron tres cosas que lo amplifican: 

  • la intoxicación por cannabis, 
  • el ejercicio y 
  • la conexión social. 

¿Los tres estados psicológicos más fuertemente vinculados a los bajos niveles de endocannabinoides?: Abstinencia de cannabis, ansiedad y soledad.

Los endocannabinoides no solo sirven  para no preocuparse y ser felices; que son también para sentirse cerca de los demás. 

Los niveles más altos de ellos aumentan el placer que obtienes de estar cerca de otras personas. También reducen la ansiedad social que puede obstaculizar la conexión. Dar a las ratas un bloqueador endocannabinoide las hace menos interesadas en socializar con otras ratas. En ratones, hace que las nuevas madres descuiden a sus cachorros.

El ejercicio para mejorar relaciones sociales

El subidón de un corredor hace lo contrario: nos ayuda a unirnos. Muchas personas me han dicho que usan correr como una oportunidad para conectarse con amigos o seres queridos. He escuchado de personas que dependen de un entrenamiento diario para ser mejores padres o parejas más afectuosas. 

Como señala un corredor , “mi familia a veces me envía a correr, ya que saben que volveré a ser una persona mucho mejor”. Un estudio encontró que en los días en que las personas hacen ejercicio, informan interacciones más positivas con amigos y familiares. Cuando los cónyuges hacen ejercicio juntos , ambos socios informan más cercanía,  más tarde ese día, incluso se sienten amados y apoyados.

Actividad física como terapia complementtaria para el déficit de atención

Una extensa investigación ha demostrado el papel de la  deficiencia de dopamina en el déficit de atención , lo que puede implicar al sistema endocannabinoide.

Se han realizado algunas investigaciones sobre la marihuana fumada e ingerida para el déficit de atención, y los hallazgos son controvertidos éticamente. 

Las personas que no responden a la medicación, o aquellas que buscan formas alternativas de tratamiento debido a efectos secundarios no deseados o dañinos, pueden beneficiarse del uso de actividad física como tratamiento. Una de las razones de los beneficios psicológicos de hacer ejercicio, quizás provengan de la producción cerebral de cannabinoides.

La evidencia, muestra que el ejercicio y la actividad física en general pueden tener un impacto positivo en los síntomas conductuales y el rendimiento cognitivo, y que la actividad física podría usarse como un tratamiento terapéutico alternativo. 

Además, el ejercicio podría ser un complemento eficaz de la medicación para reducir los arrebatos impulsivos y los patrones de comportamiento no deseados o negativos que interfieren con el aprendizaje y el progreso académico.

No fumes marihuana, ¡prueba con salir  a correr de manera moderada,  por un largo rato y por un largo tiempo!

En Atencion.org, te ayudamos a vencer las barreras que hacen que actúes contra tu propio interés.

Si quieres comprender haz!

Encontrarás un detallado programa para hacer ejercicio en el libro Coaching TDAH.

Gracias por la atención dispensada y suscríbete

Formulario de contacto

Si vives fuera de España, por favor añadir el código del país

¿Quieres saber más? Contáctanos: 
Móvil: +34646852757