La familia de los adolescentes

Hay pocos períodos en la vida de los niños que están tan rodeados de mitos y frases preconcebidas como con la adolescencia (de aproximadamente 12 a aproximadamente 18).

Uno casi podría ser engañado a creer que es un período de enfermedad, considerando todos los conceptos y diagnósticos que se arremolinan alrededor: rebelión, prepubertad, crisis de identidad, etc.

Hay un montón de libros escritos sobre esta época en la vida de los niños y casi siempre con el foco puesto en conflictos y problemas. Las descripciones se basan en la perspectiva de los adultos y con frecuencia son puras proyecciones: son las percepciones y fantasías de los adultos que se proyectan en los jóvenes como si fueran las únicas verdades.

Cuando nosotros, como padres, observamos a nuestros hijos adolescentes, vemos sobre todo los resultados de nuestros propios esfuerzos en los años anteriores. Nos enfrentamos con la educación que les hemos ofrecido, a nuestros propios modelos, a nuestras propias fortalezas y deficiencias, tanto lo bueno como lo malo.

En definitiva, es el resultado de la necesidad del niño de cooperar (copiarnos e imitarnos).

Como padres, también sufrimos una gran pérdida cuando los niños entran a la pubertad. En gran medida perdemos la proximidad que anteriormente teníamos con ellos.

También perdemos su admiración.

Perdemos algo de nuestro control, y la mayor parte de nuestro poder.

Al mismo tiempo tenemos que asumir un nuevo rol en la vida de los niños. Los niños ya no nos necesitan como compañeros de actividades (ese papel es asumido por amigos y otros adultos), sino más como una red de seguridad y alguien con quien testear ideas. Donde hemos estado haciendo de guías en el pasado, ahora estamos adoptando una posición de apoyo y observación.  

Para muchos padres, esta pérdida y cambio de roles es extremadamente difícil de manejar. El dolor de la pérdida y la confusión sobre el cambio de rol será un estado constante de tensión o alerta, donde la irritación a menudo obstaculiza la relación. Por lo tanto, es importante que los adultos de la familia hablen mucho entre ellos durante estos años.

Pueden ayudarse mutuamente a procesar la pérdida y definir y elaborar los marcos para el nuevo rol de crianza.

Los adultos a menudo hablan mucho durante la adolescencia sobre la situación, pero desafortunadamente suelen hablar más sobre el adolescente y no sobre ellos mismos. De hecho, muchas discusiones sobre adolescentes casi parecen deliberaciones estratégicas en el cuartel general ante una invasión enemiga del país.

Muchas veces no estamos satisfechos con el resultado de la educación y convivencia con el niño, y podemos reaccionar de diferentes formas, por un lado, responsabilizar al niño o por otro lado sentirnos culpables. ¡Pero no hay vuelta atrás! Hemos hecho lo mejor que hemos podido, y debemos responsabilizarnos de ello. No sirve de mucho un último esfuerzo de educación maníaca.

Cuando los niños están en esta edad, es demasiado tarde para criarlos, demasiado tarde para “rehacerlos”.

Por otro lado, es totalmente posible cambiarse a uno mismo, aprender cosas nuevas y dejar que tu propia vida y la convivencia en la familia inspire a los niños, y por otro lado sentirte inspirado de ellos.

La responsabilidad

También podemos como padres todavía ayudar a nuestros adolescentes a asumir responsabilidad de sus propias vidas y enseñarles habilidades que necesitan para ser personas adultas independientes y felices.

Queremos conseguir que se responsabilicen de sí mismos y de sus vidas diarias. Esto significa, por ejemplo:

  • Que ellos mismos manejen el tiempo y lleguen a la escuela a tiempo.
  • Que ellos mismos son responsables de hacer los deberes o estudiar para exámenes.
  • Que ellos mismos son responsables de su ropa.
  • Que ellos mismos son responsables de volver a casa después de haber salido y de dormir lo suficiente cada noche.
  • Ser responsable de compromisos como trabajos extra, actividades deportivas y similares.
  • Que ellos mismos son responsables de sus finanzas y pueden hacer que el dinero alcanza para lo que quieren.
  • Que ellos mismos puedan elegir a sus amigos de manera responsable.
  • Que puedan mantener el orden en su habitación.

Aquí es importante recordar que “ellos mismos” no significa “solos”. Los padres deben ser activos en el rol de apoyo, pero transferir la responsabilidad al adolescente. Es justo y razonable poder esperar la responsabilidad de los niños de esta edad.

Pero ¿cómo puede ser que el tema de responsabilidad sea una fuente tan común de conflictos en la familia? La explicación es realmente simple y obvia.

La mayoría de los padres tratan de enseñarles a los niños la responsabilidad asumiendo toda la responsabilidad de ellos hasta que alcanzan los 13-14 años, y a esa edad de repente les asignan la responsabilidad propia de personas adultas. Entonces no es de extrañar que los niños fracasen. De hecho, hace falta aproximadamente diez años para aprender a responsabilizarse de uno mismo en las áreas anteriores.

La segunda opción, que se ha vuelto bastante común en muchas familias, es que los padres continúan manteniendo un alto nivel de servicio doméstico, contribuyendo así a crear una adicción continua, lo que es perjudicial para el desarrollo de los jóvenes, pero es un tipo de consuelo para los padres.

Antes de continuar, veamos el concepto de responsabilidad. ¿Qué queremos decir realmente con responsabilidad? ¿Queremos decir que los niños deben ser responsables de sí mismos o que deben ser responsables en relación con los demás (escuela, sociedad, etc.)?

Ser responsable de ti mismo tiene que ver con la integridad, es decir, asumir la responsabilidad de actuar de acuerdo con tus valores internos y asumir las consecuencias de esas acciones. Algunos lo llaman a ser controlado desde dentro en lugar de desde fuera. Estamos controlados desde fuera cuando asumimos la responsabilidad en relación con los requisitos externos, cuando cumplimos con los estándares y requisitos establecidos por otros o simplemente “hacemos lo que se debe”, a veces en contra de nuestros valores internos.

En el fondo la mayoría de los padres preferimos que nuestros niños crezcan para poder actuar con integridad. Pero lamentablemente, esto suele cambiar durante los años, y muchas veces nos parece más importante que asuman responsabilidad en relación con requisitos externos. 

¿Y no es importante que los niños aprendan a cumplir con las normas de la sociedad, los requisitos de la escuela, las necesidades del mercado laboral y las exigencias de los padres?

Si, también es importante, pero somos más constructivos como ciudadanos si hemos aprendido a actuar con integridad, es decir, si somos gobernados desde dentro.

Se puede expresar de la siguiente manera: solo cuando hemos aprendido a responsabilizamos de nosotros mismos, podemos ser responsables ante los demás.

Muchos padres dicen que es una presión externa lo que les hace quitarles la responsabilidad de los niños. La presión puede ser muy fuerte, por ejemplo, desde la escuela.

Por alguna razón, la mayoría de los maestros piensan que es responsabilidad de los padres que los niños hagan su tarea, y muchos padres también asumen esa responsabilidad.

A partir de ahí, el paso no es demasiado largo para asumir la responsabilidad de levantarse por las mañanas, recordar la ropa de gimnasia, llevar los libros adecuados en el día correcto, irse a la cama por la noche y limpiar la habitación.

 

La prueba final

¿Qué sucede si, por ejemplo, dejas la responsabilidad de los deberes a los niños? ¿Manejan esa responsabilidad?

Sí, lo hacen. Durante los primeros dos o tres años, necesitan un poco de interés amoroso y una asistencia amable de los padres.

Y con eso, no se pretende que sea la voz de control constante e interrogante que automáticamente pregunta: “¿Tiene deberes hoy?”, “¿Has hecho los deberes hoy?”

El problema no es si los niños pueden asumir la responsabilidad, sino que los padres puedan dejarles. ¿Te escuchas a ti mismo a diario hacer estas preguntas a tus hijos, de manera completamente automática? ¿Qué pasa si dejas de hacerlo?

Pero incluso si logras controlarte, la prueba final llegará el día en que el niño de diez años diga: “Sí, tengo muchos deberes para mañana, pero voy a jugar al fútbol”.

Si pudiéramos aferrarnos a una perspectiva más amplia en tal situación, no solo podríamos felicitarnos por tener un hijo que puede hacerse responsable de sí mismo, también tenemos un niño que está tan seguro de que él o ella no duda en decirnos la verdad. Pero, para la gran mayoría de nosotros, esta respuesta crea problemas.

Preferimos tener en cuenta la responsabilidad hacia la escuela, y el resultado es que criticamos al niño por su capacidad para comerciar con integridad.

Cuando el niño tiene entre 14 y 15 años, recibimos el merecido castigo por nuestra forma de actuar a corto plazo durante los primeros 12 años de vida.

Los niños ciertamente continuarán actuando con integridad, pero para evitar las críticas y los reproches, desarrollarán el talento necesario de manejar la verdad de forma creativa.

Pierden su integridad tan valiosa porque nosotros, apresuradamente, olvidamos de apreciarla. Durante todos estos años, les hemos dicho que es más importante obedecer que escucharse a sí mismo. Tal vez no era lo que queríamos decir, ¡pero en realidad era exactamente lo que mostramos!

Cuando el daño ha ocurrido

¿Qué debes hacer entonces si has cometido algunos errores y ahora compartes casa con un adolescente complicado que tienes que llamar cinco veces cada mañana para que se levante?

¿O quién nunca limpia su habitación?

¿O miente sobre los deberes?

¿Ya es demasiado tarde?

No, no es demasiado tarde, pero está en el último momento.

Y el remedio es duro, para los padres. Comienza con los padres responsabilizándose de sus acciones, es decir, de sus propios errores, y poniendo las cartas sobre la mesa:

 “Ahora, escúchame, amigo mío. No estamos satisfechos con la forma en que asumes la responsabilidad por ti mismo y tu vida. A menudo te hemos gritado y te hemos reprochado por ello, y queremos pedirte disculpa por eso. Hemos hablado sobre esto y nos hemos dado cuenta de que somos nosotros quienes hemos organizado todo lo que has estado haciendo en los últimos años y siempre asumimos la responsabilidad por ti y por tus cosas. Pero hemos decidido parar ahora. Entendemos que te tomará tiempo acostumbrarte a la nueva situación, pero sabemos que lo conseguirás. Será aún más difícil para nosotros. Estamos tan acostumbrados a meternos en todo y responsabilizarnos de todo lo que haces, y nos llevará algo de tiempo antes de que podamos lograr no hacerlo. Serás paciente con nosotros. Por supuesto, será más difícil para nosotros cuando no hagas lo que a nosotros nos parece correcto, y entonces puedes recordarnos que es tu responsabilidad”.

Por supuesto, cada mamá y papá deben poner sus propias palabras en la situación, pero nada de lo que se dice puede culpar al niño de ninguna manera. Los propios padres deben asumir la plena responsabilidad de la situación. Solo hay una forma de influir en nuestros hijos a lo largo de sus vidas: ser buenos modelos a seguir.

¿Quieres saber más? Contáctanos: 
Móvil: +34646852757