¿Existe o no existe el TDAH?, aquí la respuesta …

¿Te has preguntado por qué hay tanta polémica sobre la existencia o inexistencia del TDAH?

 “La imprecisión de los términos no se debe a otra cosa que a la imprecisión de las ideas” 
 
Pierre Chaslin
                                                     
 

Metas del artículo

  • Mostrar algunos argumentos en contra del TDAH
  • Mostrar algunos argumentos a favor del TDAH
 

Resumen 

 
¿Existe o no existe el TDAH?. Si, si existe. ¿Existen personas con graves dificultades de organización, previsión y gestión emocional?: Sí, sin duda.  ¿El TDAH es un trastorno real?, Sí, es real, pero depende por lo que entendamos por trastorno y por real.  A día de hoy no existe en salud mental una definición uniforme de trastorno mental.
 
 
Palabras claves: artículo de opinión,  TDAH, neurobiología, neuroplasticidad, neurogénesis, estrategias no farmacológicas,  modelo sistémico, psicoanálisis
 
 

 

Las distintas opiniones sobre el TDAH

El diagnóstico de TDAH se utiliza con mucho frecuencia en USA, Europa y cada vez más en Latinoamérica. Los profesionales de la salud mental tienen un amplio espectro de opiniones sobre la validez como categoría diagnóstica del trastorno por déficit de atención/hiperactividad TDAH, extendiéndose desde los que dicen que cada persona que padece los síntomas merece un ensayo con psicoterapia basada en la evidencia científica, coaching TDAH y/o psicofármacos.  Al extremo opuesto, están los que no creen que el diagnóstico de TDAH exista, y que esta entidad nosológica, el TDAH,  es una forma práctica de estigmatizar a niños y adultos con problemas  emocionales, personales, relacionales, o simplemente de malos hábitos y así sacárselos de encima rápidamente, además de ser un buen negocio para los profesionales y las farmacéuticas.
 
Dentro de los que están en contra del TDAH encontramos al menos dos grupos o extremos.
 
1.- Los que creen que el “mal llamado TDAH” no es más que la conducta normal “patologizada”.  Para este grupo el diagnóstico de TDAH es un constructo social que estigmatiza, condiciona y un buen negocio para las farmacéuticas (ver).
 
2.- Los que creen que el TDAH es un trastorno real, pero no un problema médico, ni neurobiológico, sino los síntomas de traumas en la infancia, y/o efectos de disfunciones interaccionales y familiares (aquí y aquí).
 
 
Dentro de los que están a favor del TDAH también encontramos al menos dos grupos o extremos.
 
3.- Los que piensan que el TDAH es básicamente un trastorno médico y neurobiológico, cuya solución es  en la mayoría de los casos farmacológica (ver)
 
4.- Los que sin descartar la base biológica ni genética del TDAH, acentúan que el TDH es un más un problema neurofuncional que responde a la psicoterapia y/o al entrenamiento neurocognitivo de las funciones cognitivas afectadas. La farmacoterapia sería una segunda opción, o indicada sólo para los casos más severos y graves (ver).
  
“Cuando uno tiene un martillo, todo toma forma de clavo”
 
 

Algunos argumentos en contra del TDAH

 
Grupo 1.- Los que creen que el “mal llamado TDAH”, es conducta normal patologizada
 
  • El TDAH no existe. El TDAH es un diagnóstico que carece de entidad clínica, y la medicación, lejos de ser propiamente un tratamiento es, en realidad, un dopaje» (ver)
  • Lo que sí que existe, y  es el fenómeno de la «patologización de problemas normales de la infancia, convertidos en supuestos diagnósticos a medicar».
  • El TDAH es un diagnóstico, cada vez más popularizado, que carece de entidad clínica. Para empezar, no se establece sobre criterios objetivos que permitan diferenciar el comportamiento normal del supuestamente patológico.
  • El diagnóstico es tautológico. Si un padre preguntara al clínico por qué su hijo es tan desatento e inquieto, probablemente le respondería porque tiene TDAH, y si le preguntara ahora cómo sabe que tiene TDAH, le diría porque es desatento e inquieto.
  • No existe ninguna condición neurobiológica ni genética identificada con el TDAH, y sí muchas familias donde no se asume que la educación de los niños es más difícil de lo que se pensaba.
  • La medicación para el TDAH no es, en rigor, un tratamiento específico, sino un dopaje: es la administración de fármacos o sustancias estimulantes para potenciar artificialmente el rendimiento.
 
Grupo 2 . Los que creen que el  mal llamado TDAH es un trastorno real, pero no un problema médico, ni neurobiológico.
 
  • Para la terapia sistémica un niño con síntomas de TDAH es la manifestación de un conflicto familiar.   La meta del tratamiento desde la terapia sistémica es establecer cambios en la interacción familiar de manera que ésta sea funcional, con base en el aquí y ahora (aquí).
  • El TDAH desde el punto de vista psicoanalíticos tendría su origen en la mala resolución de los conflictos del desarrollo vincular temprano, cuyos ejes principales son las dificultades de autocontrol, la fragilidad en el equilibrio ·Yo-ELLO· y el déficit de “representación mental o mentalización”.  El tratamiento tendría dos vías: la preventiva con un trabajo sobre el vínculo madre-bebé y la psicoterapéutica con dos focos: la ansiedad de separación y el estilo vincular incluyendo la representación de sí mismo (aquí)
 

Argumentos a favor del TDAH

 
“Un problema bien definido anida su solución”
 
Grupo 3-  Argumentos de los que piensan que el TDAH es básicamente un trastorno médico y neurobiológico
 
  • La evidencia científica desestima,  hasta el momento,  la fuerza de los condicionantes culturales, sociales o ambientales como causa de los síntomas del TDAH (ver).
  • El TDAH tiene un fuerte componente neurobiológico, por lo que nadie deja de ser una persona con TDAH, sino que las personas con la condición pueden aprender a vivir con su TDAH y desenvolverse con eficacia social y profesional en la vida, haciéndose cargo “a perpetuidad” de esta condición.
  • El TDAH no surge del ambiente o del hogar, sino a raíz de causas biológicas. No hay ninguna relación clara entre la vida del hogar y el TDAH.
  • No todos los niños de hogares inestables o disfuncionales tienen TDAH. Y no todos los niños con TDAH provienen de familias disfuncionales. Parece que un nivel menor de actividad en algunas partes del cerebro puede causar falta de atención.
  • La ayuda química, resulta imprescindible en la mayoría de los casos. Bajo supervisión médica no hay riesgos considerables. Es más, para la mayoría de los casos, aconsejan continuar con medicación específica durante la adolescencia e incluso durante la vida adulta.
  • La bibliografía es inmensa, con miles de estudios e investigaciones, e internet nos ofrece la posibilidad de descubrirlas. Si nos molestáramos en informarnos, podríamos disipar muchas de nuestras dudas y hacer un juicio ecuánime por nosotros mismos de la existencia o no del trastorno.
  • La cuestión está en si nos interesa aceptar su existencia o si ya hemos prejuzgado o emitido una sentencia sin la suficiente información.
  • La farmacoterapia del TDAH es una de las más estudiadas de la psiquiatría y la farmacología, y abunda evidencia científica acerca de su seguridad.
 
Grupo 4. Argumentos de los que piensan que el TDAH es  fundamentalmente un problema neurofuncional
 
  • SNC no es una estructura inmutable e irreparable desde un punto de vista funcional ni un sistema terminado con el desarrollo embrionario sino que tiene una gran capacidad de cambio por influencias endógenas y exógenas.
  • El cerebro TDAH tiene una diferencia llamada  y ahora sabemos que podemos cambiar el cerebro a través del entrenamiento. La neuroplasticidad es un avance científico reciente que nos muestra que podemos cambiar nuestro cerebro por lo que hacemos.
  • La perspectiva que el cerebro TDAH tiene margen de mejora aumenta la motivación de la persona afectada.
  • Muchos de los síntomas de TDAH en los niños desaparecen en la vida adulta ¿Por qué?
  • Es hora de que el descubrimiento de la neuroplasticidad para ser el tema principal de nuestras historias de TDAH.
 

 

Artículos recientes